Casas impresas en 3D: ¿Son el futuro?

con No hay comentarios

La impresión 3D ha estado en boca de todos durante los últimos años. Desde construir juguetes hasta prótesis funcionales, parece que no hay nada que la impresión 3D no pueda hacer. Y por supuesto, esto no podía ser menos en el sector de la construcción. Cada vez aparecen más noticias que cuentan cómo la impresión 3D está revolucionando el sector, y cada vez más empresas se dedican a innovar a través del uso de esta tecnología.

¿Qué es la impresión 3D?
¿Cómo se aplica la impresión 3D a la construcción?
¿Qué ventajas tiene la impresión 3D en construcción?
¿Qué aspecto tiene el futuro de la impresión 3D?

Impresion 3D Torrevieja, bola impresión 3D

¿Qué es la impresión 3D?

La impresión 3D, también llamada fabricación aditiva, consiste en añadir capas de material sobre material hasta obtener el objeto deseado. Antes de imprimir algo, es necesario crear un modelo en 3D mediante un programa informático, o comprar uno que ya esté fabricado.

Por novedosa que parezca, la impresión 3D comenzó en los años 80 de la mano de Charles Hull, y hasta el final de siglo, la evolución de esta tecnología fue lenta; era demasiado cara como para ser investigada a fondo, y no había mucha gente que pudiese destinarle fondos. Destaca el año 1999 como el año en que el primer órgano impreso en 3D fue implantado en un ser humano, que marca el inicio de una década genial para la historia de la impresión 3D en medicina.

Sin embargo, no fue hasta 2005 cuando la impresión 3D tuvo oportunidad de llegar a todo el mundo. Con el proyecto RepRap, la impresión 3D pasó a ser una iniciativa de código abierto, lo que convirtió esta tecnología en algo mucho más accesible para el público general.

Hoy en día, el precio de la impresión 3D se ha reducido drásticamente; cualquiera puede tener una máquina en casa, y la tecnología ha avanzado tanto que, entre otras cosas, se puede utiilzar para reducir costes y tiempo en la construcción de casas.

¿Cómo se aplica la impresión 3D a la construcción?

En construcción, la impresión 3D se emplea tanto para crear componentes individuales como para «imprimir» edificios enteros. Normalmente las máquinas que se utilizan utilizan hormigón como material, aunque pueden emplear otros materiales.

El modo de imprimir edificios varía de constructor a constructor; hay empresas que instalan railes y un brazo robótico, mientras que otras emplean construcciones más móviles para asegurar mejor flexibilidad.

Hoy por hoy, la tecnología 3D no puede hacerlo todo, no obstante; las ventanas, electricidad y fontanería de una casa necesitan instalarse por separado. Sin embargo, con lo rápido que está evolucionando esta tecnología, es muy posible que eso cambie en un futuro no muy lejano. Las empresas de tecnología de impresión 3D no dejan de crecer e innovar, y las aplicaciones parecen ser infinitas.

Se calcula que el alcance de este sector superará los 40mil millones de dólares en 2027.

Edificio construido con impresión 3D

¿Qué ventajas tiene la impresión 3D en construcción?

Una de las principales ventajas de este tipo de construcción es que los costes, tanto en dinero como en tiempo, se pueden reducir hasta un 35%. Además, este modelo de construcción resulta mucho más sostenible, ya que produce muchos menos residuos que la construcción tradicional.

Dado que quita la actividad en andamios gracias a la actuación de las máquinas, los riesgos laborales se reducen muchísimo.

El hecho de que la impresión 3D haya avanzado como código abierto es otra gran ventaja; los diseños se pueden compartir con mucha más facilidad, lo que democratiza el sector de la construcción. Y además, se pueden crear piezas de mobiliario urbano de la forma que se desee, ya que las máquinas permiten mucha flexibilidad.

Construcción 3D en marte

¿Qué aspecto tiene el futuro de la impresión 3D?

Ahora mismo, los límites de la impresión 3D en construcción dependen sobre todo de los materiales empleados y la escala a la que se puede construir. Ahora mismo, o bien se crean piezas prefabricadas que hay que ensamblar, o bien se construyen máquinas muy grandes para poder imprimir de modo masivo.

Para solucionar esto, se está trabajando en un proyecto con pequeños robots que colaboran juntos y son capaces de construir a mayor escala. Si esto funciona, estos pequeños robots se podrían enviar a Marte para crear colonias ahí.

Quizá haya cierta preocupación por el futuro de los trabajadores de la construcción en todo esto, pero no es necesaria; hay muchas ocupaciones en el mundo de la construcción que no pueden ser hechas por robots, como por ejemplo el techado de las casas. Además, la construcción suele tener muchas situaciones impredecibles, y los robots rara vez saben improvisar.

En España, la construcción 3D no deja de despuntar; sin ir más lejos, recientemente el Museo Arqueológico Nacional y Acciona reprodujeron una pieza arquitectónica cultural a través de la impresión 3D, siendo pioneros en esta técnica.

Con todo lo que nos gusta la innovación, desde luego que vamos a ser los primeros que pongan viviendas 3D a la venta cuando lleguen a Torrevieja. Hasta entonces, ¿por qué no das un vistazo a nuestra selección de obra nueva? No es construcción 3D, pero es buena, sostenible, y con las mejores condiciones.
¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

Deja un comentario