Consejos para hacer tu hogar más saludable.

con 2 comentarios

Los meses de «entretiempo» son los más complicados del año, en lo que a salud se refiere: Los cambios de temperatura de un día para otro, el no saber nunca qué ropa llevar, y los virus campando a sus anchas hacen que sea muy sencillo caer enfermo. Está claro que no puedes controlar el clima ni quién se pone enfermo a tu alrededor, pero lo que sí puedes hacer es tomar medidas para que tu hogar sea un lugar más saludable. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo.

¿Qué es una vivienda no saludable?
Un ambiente sano
Consejos en la limpieza
Salud en la cocina
Pon una planta en tu vida

¿Qué es una vivienda no saludable?

Teniendo en cuenta que el hogar es nuestro refugio, el lugar al que vamos a descansar después de un día largo, debería ser lo más beneficioso posible para nuestra salud. Vivir en un sitio sucio, poco seguro, o mal mantenido, va a tener un impacto en nuestra salud que puede llegar a ser muy grave.

Hay muchos factores que pueden hacer de tu casa un lugar poco saludable: Aire contaminado, fugas de agua, problemas estructurales, o el mal control de la comida son solo algunos de los problemas a los que miles de hogares se enfrentan cada año.

Un ambiente sano

Respirar aire limpio es una de las claves más básicas para tener buena salud. No hace falta que vayas tan lejos como para comprar un purificador de aire, pero mantener la casa bien ventilada, incluso en invierno (aunque duela abrir las ventanas) es gratis y beneficioso para tu salud. A no ser que vivas en un área tremendamente contaminada, por lo general el aire de dentro de casa es menos sano que el de fuera.

También es muy importante quitar el polvo y aspirar el suelo habitualmente, para evitar que los ácaros del polvo se acumulen. Incluso sin ácaros, hay todo tipo de toxinas que se pueden acumular en el polvo y que respirarás sin darte cuenta si no te aseguras de quitarlo cuando sea posible.

Por otro lado, también es conveniente dejar los zapatos en la entrada del hogar, en lugar de llevarlos dentro. Así evitarás que parte de la suciedad exterior entre en tu casa, y te ahorrarás tiempo de fregar y barrer.

Consejos para mejorar la limpieza

Si no quieres usar químicos excesivos en tu casa, puedes hacer productos de limpieza caseros con productos tan fáciles de conseguir como vinagre blanco, zumo de limón o bicarbonato sódico. Si quieres que huela bien, solo tienes que añadir aceites esenciales, y tendrás un limpiador casero, sin productos químicos que no conoces, y mucho más barato.

Otro detalle de la limpieza que se le escapa a muchísima gente, y es muy importante, es la necesidad de mantener nuestros dispositivos portátiles limpios. El móvil, la tablet, e incluso el teclado y el ratón del ordenador pueden llegar a acumular más bacterias que la tapa de un retrete, si no se limpian con regularidad.

También recomendamos que evites el plástico lo máximo posible. No solo es malo para el medioambiente; también es malo para ti, ya que tiende a acumular bacterias con el tiempo. Pásate a usar tuppers de cristal, tablas de cortar de madera y cepillos de dientes de bambú… y reemplaza estos últimos con asiduidad.

Salud en la cocina

Además de mantener la cocina muy limpia, incluyendo la grasa que se acumula en el horno y en el microondas, el modo en que conservamos y lavamos los alimentos es muy importante. Como ya hemos mencionado antes, la cerámica y el vidrio son buenas alternativas al plástico, y nunca se debería meter plástico en el microondas. Los expertos también recomiendan abandonar el teflón en las sartenes, y en lugar de eso utilizar hierro o acero inoxidable.

Las frutas y verduras hay que lavarlas siempre, incluso aunque tengan piel. Por el contrario, la carne es mejor no lavarla, ya que las bacterias que puede contener no se irán con agua, pero el agua que salpique al lavar la carne puede contaminar todo lo demás.

Por último, al lavar los platos es recomendable secarlos muy bien, ya que la humedad tiende a dar lugar a que se formen más bacterias.

Pon una planta en tu vida

Sabemos que insistimos mucho con la importancia de tener plantas en casa, pero es que tienen muchos beneficios. No solo son una decoración estupenda y barata, y alegran cualquier rincón de la casa, sino que además limpian el aire que respiras.

Además, si la planta que escoges es aromática, como la albahaca, o da frutos, como la fresa, no solo tendrás una bonita decoración, sino que además podrás aprovecharla para cocinar. ¡Son todo ventajas!

Esperamos que te hayan sido útiles estos consejos. ¿Tienes algún truco para un hogar saludable que nos hayamos dejado? ¡Dínoslo en los comentarios! Por cierto, ¿sabías que vivir junto al mar tiene unas propiedades de lo más saludables? Si buscas respirar la brisa marina cada mañana, contacta con el equipo de Inmokea en el 965 453 330 o escríbenos a info@inmokea.com y encontraremos tu casa junto al mar.
¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

2 Respuestas

  1. Maria de los Angeles
    | Responder

    Definitivamente, cada día se puede aprender algo nuevo. Gracias por compartir tan buenos consejos, Saludos!

  2. Marisol - catalogo esika
    | Responder

    Me encanto, gracias por los consejos, me ayudo mucho.

Deja un comentario