Me divorcio: ¿Qué pasa con la hipoteca?

con No hay comentarios

Un divorcio se puede hacer en mejores o peores condiciones, con más o menos entendimiento entre los cónyuges, pero una cosa está clara: Jamás va a ser sencillo. Siempre hay dudas a la hora de repartir los bienes; ¿quién se queda con el coche? ¿Y los muebles? Y… ¿qué pasa con la hipoteca?

Con un 57% de matrimonios que acaban rompiéndose, España es uno de los países con más divorcios de la Unión Europea. Si eres parte de ese 57%, te recomendamos que leas el artículo de hoy, donde respondemos a las siguientes preguntas:

¿Quién se queda con la hipoteca?
¿Y si solo uno se quiere quedar la vivienda?
¿Se puede alquilar la casa?
¿Qué hay que hacer para vender la casa?

Qué hacer con la hipoteca en el divorcio

¿Quién se queda con la hipoteca?

El 28 de marzo de 2011, el Tribunal Supremo lo dejó claro: Las cuotas de una hipoteca no se consideran cargas matrimoniales. Esto quiere decir que el juzgado no determina quién debe pagar más parte de la hipoteca, y que por lo tanto se debe pagar al 50% por los propietarios, independientemente de quién disfrute de la propiedad o de los ingresos de cada uno.

Es importante señalar que, aunque la hipoteca se pague a partes iguales, los gastos de conservación y mantenimiento de la vivienda sí se consideran cargas matrimoniales, y por lo tanto serán repartidos en la proporción que establezca el juzgado.

Alquilar la casa tras un divorcio

¿Y si solo uno se quiere quedar la vivienda?

Si se acuerda entre ambos propietarios que uno va a quedarse con la vivienda, es posible cambiar la titularidad de la hipoteca, aunque la decisión última depende del banco. Por ello, antes de empezar con cualquier trámite recomendamos consultar a un asesor que sea capaz de evaluar si uno solo de los propietarios podrá asumir el pago de la hipoteca.

Una vez se ha comprobado esto, lo primero que hay que hacer es una extinción de condominio, que termina con la situación de copropiedad de la ex-pareja y hace a uno de los propietarios el único titular. El copropietario que cede su parte de la vivienda recibe una contraprestación que equivale al valor de la parte cedida.

Sin embargo, la extinción de condominio no significa que los propietarios dejen de ser cotitulares de la hipoteca. Para cambiar la titularidad de la hipoteca es necesario hacer una novación, o lo que es lo mismo, una modificación del contrato a través de un acuerdo con el banco.

El proceso de novación es complicado, ya que el banco se puede negar al perder una de sus garantías de pago. Lo mejor es poder aportar otro cotitular o un aval, si los ingresos son escasos o poco estables. Incluso si el banco decide aceptarlo, es posible que cambie el tipo de interés u obligue a la contratación de otros productos.

Por otro lado, este proceso tiene ventajas con respecto a la compraventa, ya que no hay que abonar el ITP, ni tributa por plusvalía municipal.

vender mi casa en torrevieja sell my house in torrevieja

¿Se puede alquilar la casa?

Si ninguno de los copropietarios está preparado para asumir toda la hipoteca, una buena opción a corto plazo mientras se decide qué hacer con la vivienda compartida es ponerla en alquiler.

Lo único que requiere el alquiler es que ambas partes estén de acuerdo en arrendar la vivienda, ya que serán propietarios a 50% como ya hemos mencionado. Cada arrendador tendrá que declarar su parte de beneficios en la declaración de la renta como rendimiento de capital inmobiliario, al que se le puede aplicar una reducción del 60%.

Vender la casa tras un divorcio

¿Qué hay que hacer para vender la casa?

Vender la casa tras un divorcio es una de las maneras más sencillas de solucionar cualquier problema que pueda acarrear la vivienda, ya que los ex-cónyuges dejarán de depender mutuamente en temas de patrimonio y deudas.

Como en cualquier operación de venta de una vivienda, la ganancia o pérdida obtenida se debe declarar, y se tributará en el IRPF en función del porcentaje del que se es propietario. Además, como mencionamos en el artículo de la semana pasada, si el dinero obtenido por la venta se reinvierte en otra vivienda habitual, ambos copropietarios pueden disfrutar de una exención del pago de este impuesto.

Hay que tener en cuenta que los copropietarios deben pagar los gastos de la vivienda mientras esta no se venda, y que si ninguno vive en la vivienda, se imputarán las rentas inmobiliarias. Por eso, si se decide poner la vivienda a la venta, es importante confiar en un buen profesional inmobiliario que sea capaz de dar salida al inmueble con rapidez.

En Inmokea ponemos a tu disposición nuestros servicios de asesoramiento y la ayuda de nuestro departamento legal para que la venta de tu vivienda sea lo más cómoda y fácil posible. Sea cual sea tu situación, llámanos y te asesoraremos sin compromiso. Y si este post te ha sido de utilidad, ¡no te olvides de comentar y compartir!
¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

Deja un comentario