5 señales de que estás listo para comprar tu casa (aunque no lo parezca)

con No hay comentarios

Comprar una casa es una de las inversiones más grandes que cualquier persona hace en su vida, pero no todo tiene que ver con el dinero. Saber si estás listo para comprar una vivienda depende de muchos factores, y es una decisión muy personal que puede afectar a toda tu vida.

Según un estudio de Fotocasa, cinco de cada diez inquilinos querrían tener una casa propia, en lugar de vivir en alquiler. Si tú eres una de estas personas, pero no te animas a dar el paso, en este post te contamos cómo saber si estás preparado para comprar una casa.

1. Has ahorrado lo suficiente.
2. Tienes tus deudas controladas.
3. Comprendes tus propias finanzas.
4. Estás preparado para asentarte en un lugar.
5. Sabes exactamente para qué quieres la casa.

Casa pequeña con monedas. Saber si estas preparado para comprar una casa.

1. Has ahorrado lo suficiente.

Bien, hemos dicho que no todo tiene que ver con el dinero, pero el dinero juega una parte muy importante a la hora de comprar una casa. Si ya has empezado a investigar cuánto dinero necesitas para comprar una casa, sabrás que para conseguir un crédito hipotecario necesitas un «enganche», es decir, una cantidad que va del 10% al 20% del valor total de la vivienda, o incluso más.

Sin embargo, eso no es todo;  además de esa cantidad, tendrás que tener dinero para los gastos de notaría, del Registro de la Propiedad, el IVA si es de obra nueva, el ITP si no lo es, la gestoría… Hoy en día hay algunas calculadoras en Internet que te permiten hacer un cálculo aproximado, pero lo mejor, como siempre, es contar con la ayuda de un profesional que pueda aconsejarte.

Por último, recomendamos que tus ahorros para la casa estén separados del resto de tus ahorros; nunca se sabe cuándo puede suceder una emergencia, y siempre es bueno tener un pequeño colchón por si acaso.

Ordenador con gráfico. Comprar casa en Torrevieja.

2. Tienes tus deudas controladas.

Si tienes créditos pendientes de pagar, o en general cualquier tipo de deuda, y necesitas una hipoteca para comprar la casa, siéntate a calcular si realmente es un gasto que puedes afrontar mensualmente.

A la hora de pedir una hipoteca, la entidad bancaria calculará tu capacidad de endeudamiento, y para ello tomará en cuenta tanto tus ingresos como tus deudas, y se asegurará de que la cuota mensual no supera el 35% (aproximadamente) de tus ingresos netos.

Tener deuda no es incompatible con comprar una casa, pero antes de embarcarte en un proceso tan importante, es bueno pensar en por qué tienes esas deudas. ¿Es una deuda que surgió por algo inesperado, y que sabes que puedes pagar en poco tiempo y sin problemas? ¿O llevas tiempo gastando más dinero del que puedes permitirte?

Si sabes cómo vas a gestionar tu deuda, y lo tienes todo planeado, sigue adelante con la compra.

Casa de juguete con calculadora. Puedes permitirte una casa

3. Comprendes tus propias finanzas.

Relacionado con los puntos anteriores, una vez que has comprobado que tienes suficientes ahorros y que puedes gestionar tus deudas, toca planear todo lo demás.

Aunque en el banco te pueden asesorar con los documentos que les des, eres tú quien debe considerar qué gastos mensuales o anuales tienes, ya que hay cosas que el banco no tendrá en cuenta. ¿Tienes una mascota de edad avanzada que necesitará muchas visitas al veterinario en breve? ¿Piensas tener hijos pronto? ¿Tienes un hobby caro que no quieres abandonar?

Todas estas cosas influyen a la hora de decidir las condiciones de tu hipoteca, y cuanta más información tengas, mejor.

Del mismo modo, es buena cosa que conozcas lo más básico acerca de las hipotecas, sepas qué condiciones y crédito te convienen más y puedes conseguir. Así, serás capaz de calcular tus gastos a largo plazo.

Salón en tonos sepia. Estas preparado para comprar casa

4. Estás preparado para asentarte en un lugar.

A no ser que estés comprando una casa para renovarla y volverla a vender, para alquilarla, o como casa de vacaciones, a la hora de comprar una vivienda tienes que estar seguro de que ese es el lugar donde quieres asentarte durante, al menos, los próximos cinco años.

Asentarte en un lugar no significa, necesariamente, formar una familia; todas las posibilidades de futuro están en la mesa. Echa un vistazo a tu currículum y a tus ambiciones y plantéate cuántas veces has cambiado de trabajo, y si el lugar donde estás trabajando ahora es lo suficientemente estable como para permanecer durante varios años.

Incluso si planeas venderla, una casa es una inversión a largo plazo. Si la compras y la vendes un año después, probablemente no se haya revalorizado lo suficiente como para compensar los gastos asociados con la compra.

Miniatura de urbanización. Comprar casa en Torrevieja

5. Sabes exactamente para qué quieres la casa.

En una ciudad como Torrevieja, la casa que compres no tiene por qué ser para vivir en ella. ¿Estás buscando un apartamento para alquileres vacacionales? Entonces necesitas algo atractivo, cercano a la playa, y en buenas condiciones.

¿Quieres un apartamento para veranear en Torrevieja tú mismo? Considera uno que esté cerca de los colegios; durante el año se lo puedes alquilar a maestros que no se van a quedar todo el año.

Investiga bien el lugar donde quieres comprar la casa, y los motivos por los que la quieres comprar, y una vez lo tengas claro, acude a un gente inmobiliario para que te aconseje. Así no solo te asegurarás las mejores condiciones de compra, sino que tendrás un asesoramiento personalizado que te ayudará a encontrar la casa perfecta.

¿Te ha resultado útil el artículo? ¡Dínoslo en los comentarios! Y si después de leer todo esto crees que estás listo para comprar tu casa en Torrevieja, ¡no dudes en llamarnos! En Inmokea te garantizamos atención personalizada y las mayores comodidades para ti.
¿Te ha gustado el post? ¡Comparte!

Deja un comentario